DEDUCIBILIDAD DEL GASTO POR CONCEPTO DE LICENCIAMIENTO DE MARCA: CRITERIO DEL TRIBUNAL FISCAL

Por: Madeleine Hernández (CONSULTOR PRINCIPAL)

Actualmente, existe controversia respecto de la posibilidad de que una empresa deduzca los gastos por regalías por el licenciamiento de marcas, intagibles y similares. Sea por los altos niveles de regulación que ahora tiene toda la temática de Planeamiento Tributario o por el “Catálogo de Esquemas de Alto Riesgo Fiscal” recientemente publicado por la SUNAT, las operaciones de licenciamiento de intangibles que una persona natural efectúa a favor de una empresa ha adquirido importante atención mediática. 

Dentro de dicho contexto, cierto sector de la doctrina plantea que, por ejemplo, el licenciamiento de una marca por parte de un accionista (persona natural) a favor de una sociedad de la que él forma parte corresponde a una figura de naturaleza elusiva; siendo, el argumento principal, el que en el “Catálogo de Esquemas de Alto Riesgo Fiscal” se ha caracterizado a la deducción de regalías por cesión en uso de marca la condición de ser un esquema que podría dar lugar a una incorrecta determinación tributaria.

Sobre el particular, nosotros no nos encontramos de acuerdo con la referida interpretación, pues el “Catálogo de Esquemas de Alto Riesgo Fiscal” se refiere, únicamente, a una situación específica en la que una persona natural cede el uso de una marca a favor de una empresa que, previamente, fue titular de dicha marca y que no renovó la titularidad de la inscripción de dicho intangible ante el INDECOPI, al vencimiento del plazo. Así, en nuestra interpretación no es correcto que, en forma general, se entienda que todo licenciamiento de marcas, de una persona natural a favor de una empresa, sea considerado elusivo o tributariamente incorrecto, aun cuando la referida persona natural sea accionista; pues, la deducibilidad de las regalías que se paguen por la mencionada operación será posible en la medida que se acredite el cumplimiento del principio de causalidad, previsto en el artículo 37 de la Ley del Impuesto a la Renta.   

Al respecto, es preciso señalar que, a la fecha, esta alternativa ya ha sido validada por parte del Tribunal Fiscal. En efecto, en la RTF 02962-11-2019 se analiza un caso en que la SUNAT cuestiona la deducibilidad de gastos vinculados al pago de regalías por el licenciamiento de una marca, de parte de una persona natural a favor de una empresa; respecto de lo cual, el referido tribunal concluye lo siguiente:

“Que en atención a las normas tributarias citadas y del contenido del referido contrato, se tiene que los pagos efectuados por la recurrente, respecto de la autorización de uso o cesión en uso de marcas celebrada mediante el aludido contrato, corresponden a regalías que se consideran como gasto deducible para efectos de la determinación del Impuesto a la Renta, en tanto se verifique que cumple con el principio de causalidad.

Que al respecto, la Administración ha señalado como parte de los motivos que sustentan el reparo, que la recurrente no acreditó ni justificó la necesidad del gasto ni su vinculación con la generación de ingresos.

Que sin embargo, la recurrente ha manifestado desde la etapa de fiscalización y reiterado en instancias de reclamación y apelación, que la finalidad de celebrar el contrato de 16 de mayo de 2014 con XXXXXXXXXX fue utilizar dicha marca en su página web, paneles publicitarios, formularios de contacto.

Que asimismo, de la apreciación conjunta de la documentación anteriormente detallada, presentada durante el procedimiento de fiscalización, se aprecia que la recurrente, cuyo negocio es la venta de vehículos automotores y como actividades secundarias, la venta de partes, piezas, accesorios, y mantenimiento y reparación de vehículos, celebró el contrato de autorización de uso o cesión de uso de la marca que aparecen en el Certificado No. XXXXXXXXXX, inscrita ante el INDECOPI, a efecto que sea utilizada en la publicidad de sus locales en la página web y encartes, lo que en efecto hizo según la evidencia presentada, lo cual resulta razonable en su quehacer empresarial y para sus fines u objetivos de negocio, por cuanto, por definición propia de las marcas y los signos distintivos contribuyen a crear valor al diferenciar la calidad y características particulares de los productos y servicios que se ofrecen en el mercado, por lo tanto, el gasto observado se encuentra acorde con el principio de causalidad a que se refiere el artículo 37 de la Ley del Impuesto a la Renta y al criterio establecido por este Tribunal en las Resoluciones 4807-1-2006, 01275-2-2004 y 710-2-99”.

Como se puede notar, en opinión del Tribunal Fiscal las regalías por el licenciamiento de marca serán deducibles, en la medida que se acredite la causalidad de dichos gastos (en el caso específico analizado en la RTF 02962-11-2019, dicha causalidad fue acreditada mediante el uso de la marca en la página web de la empresa, paneles publicitarios, formularios de contacto, entre otros).

En tal sentido, es perfectamente sostenible la deducibilidad tributaria de regalías por el licenciamiento de una marca, siempre y cuando pueda demostrarse la causalidad del indicado gasto; es decir, la aptitud de generar rentas gravadas para la empresa o proteger la fuente de generación de las mismas. 

Cabe agregar, finalmente, que el “Catálogo de Esquemas de Alto Riesgo Fiscal” constituye sólo una guía que la SUNAT propone respecto de determinadas operaciones que, a su parecer, son contingentes; sin embargo, el referido catálogo no es una norma jurídica a la que los contribuyentes se encuentren obligados, sino sólo una fuente de interpretación (que es totalmente rebatible a nivel del Tribunal Fiscal y demás instancias).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Artículos Relacionados