ESTABLECEN CRITERIO PARA LA DEDUCCIÓN DE GASTOS POR INTERESES DE PRÉSTAMOS OTORGADOS POR NO DOMICILIADOS

Por: Renzo Medina Vassallo (CONSULTOR PRINCIPAL)

Mediante el Informe 130-2019-SUNAT/7T0000 la SUNAT resuelve la controversia de si los intereses que se devenguen a favor de no domiciliados por créditos concedidos a contribuyentes peruanos requieren o no ser pagados, para fines de su deducción tributaria, vía el establecimiento del siguiente criterio:

“Para la deducción de los gastos por intereses a que se refiere el inciso a) del artículo 37 de la Ley del Impuesto a la Renta, que sean retribuidos a sujetos no domiciliados, resulta aplicable la condición prevista en el inciso a.4) del mismo artículo”.

Así, en criterio de la SUNAT la deducción de gastos relacionados con intereses derivados de operaciones de financiamiento internacional se encuentra condicionada a su pago; siendo que, deberán efectuarse los correspondientes ajustes extracontables (adiciones temporarias) en la determinación del Impuesto a la Renta de la empresa local que haya provisionado los referidos gastos, en caso estos intereses no hayan sido pagados hasta la fecha de vencimiento de la Declaración Jurada anual.

En esta misma línea de pensamiento, cuando en un ejercicio futuro la referida empresa local cumpla con el pago de los mencionados intereses (y, por consiguiente, se genere también la obligación de aplicar las retenciones de no domiciliados), se podrá reconocer tributariamente el gasto relativo a los mismos, vía una deducción en papeles de trabajo).

Para llegar a esta conclusión, la SUNAT indica que la finalidad de condicionar la deducción de gastos al “evento de pago” fue la de generar, a la vez, la obligación de pagar el IR de No Domiciliados, y así evitar situaciones de Elusión Tributaria. En tal sentido, dicha Administración Tributaria plantea que, “la condición que se incorpora mediante el citado inciso a.4) se considera un mecanismo antielusivo, siendo aplicable a todos los gastos expresamente señalados en este inciso” – es decir, incluyendo también a los gastos por intereses relacionados con operaciones de crédito desde el exterior.

En nuestra opinión, este criterio es coherente con la Exposición de Motivos del Decreto Legislativo 1369, donde se señala lo siguiente:

“En efecto, se ha detectado que los contribuyentes domiciliados pueden deducir como costo o gasto las regalías y retribuciones por servicios, asistencia técnica, cesión en uso u otros de naturaleza similar, a favor de no domiciliados, independientemente de si abonan o no el importe equivalente a la retención que corresponde a aquellas”. 

Así, resulta clara la intención del Ministerio de Economía y Finanzas (ente que se encargó de la producción de las modificaciones normativas relativas al Régimen Tributario de los no domiciliados) de generar un mecanismo que asocie la deducción de gastos con la aplicación de retenciones tributarias, sin hacer ningún tipo de distinción sobre la operación de la que se trate – claro está, siempre que ésta se encuentre dentro del ámbito de aplicación del Impuesto a la Renta de no domiciliados.

Bajo dichos parámetros el Ministerio de Economía y Finanzas -al plantear la incorporación de las normas previamente comentadas- establece lo siguiente:

“De esta manera, la deducción como costo o gasto de las regalías y demás retribuciones coadyuvará al pago del impuesto a la renta que corresponda a la totalidad del costo o gasto aceptado en el ejercicio gravable respectivo, puesto que al pagarse las contraprestaciones debidas a los no domiciliados, surgirá la obligación de retener y abonar al fisco los impuestos a que se refieren los artículos 54 y 56 de la Ley, según sea el caso”.

Estando a lo indicado, el criterio adoptado por la SUNAT vía el Informe 130-2019-SUNAT/7T0000 resulta consistente con las razones que sustentan el Decreto Legislativo 1369; y, por ende, con la modificación tributaria incorporada. 

Sobre el particular, nuestra recomendación es revisar las proyecciones financieras de la empresa y los planes corporativos a nivel grupo, toda vez que, podría ser posible que empresas locales apalancadas con fondos del exterior deban asumir mayores cargas tributarias y financieras; esto, considerando además la necesaria aplicación del Régimen de Subcapitalización, para la deducción de intereses por operaciones de endeudamiento.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Artículos Relacionados